El sábado pasado, pasé a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales a cumplir con mis deberes administrativos, al mirar el recibo de la nomina, me percate que decía “antigüedad 13 años” y pensé si ya era tiempo suficiente como para parar este asunto. Luego recordé que esa mañana Bibiana, una chica que fue mi alumna hace 3 años, me fue a buscar a mi salón de Filosofía y Letras para ofrecerme la dirección de su tesis, entonces me di cuenta, que a pesar de querer parar, otros todavía esperan que no lo haga.