Segunda parte

En esta segunda entrega sigo embobada, de ver la creatividad, las distintas y variadas formas que se van apropiando del conocimiento, de sus resistencias, pero sobre todo de su entusiasmo ¿Será normal que uno se emocione tanto con las trabajos de sus alumnos?

Don Omar, si el de la Danza Kuduro, dijo el otro día en la entrega de los premios Bill Board: Hace 15 años en Puerto Rico, un grupo de músicos decidimos que el mundo debía reconocer un sonido propio de nuestro país, lo hemos conseguido.”  Le pediría yo entonces a las nuevas generaciones que se van a dedicar a la educación que hagan pactos parecidos, para que en 15 años digamos, ante la entrega de un premio UNESCO: Dijimos hace 15 años……hoy México, entre otras muchas cosas, en el avance de su educación: valora a la educación como el más preciado de sus bienes: es un pueblo educado.

La elaboración de la bitácoras de aprendizaje creo que le ha dado a  mis alumnos, independiente de la implicación para el proceso de aprendizaje, un espíritu emprendedor intelectual.